lunes, 25 de mayo de 2009

¿Todos se van a salvar?




En la mayoría de denominaciones enseñan por opinión propia que todos se van a salvar, aunque algunos dicen que excepto los católicos, y si no ¿entonces por qué se salieron de ahí? Pero tristemente, cuando la gente oye que no es así, se cierra y piensa que uno es egoísta. Hebreos 4:2 nos enseña que a muchos no les aprovecha oír la palabra porque no va acompañada de fe, la pregunta es ¿Tú estas dispuesto a oír?

Es correcto pensar que Dios es bueno, misericordioso, un Padre amoroso; pero también si de verdad amamos a Dios debemos reconocer que merece nuestro temor; en Malaquías 1:6 Dios le dice al pueblo de Israel que “…si yo soy Señor ¿dónde está mi temor?” Igualmente Pablo expresa en 2ª Corintios 5:11 “Conociendo pues el temor del Señor, persuadimos a los hombres…” en estos textos claramente vemos que es muy importante pensar en el temor de Dios. Querido amigo, hermano, alguna vez te has puesto a pensar que cuando afirmas que todos se van a salvar (o cuando menos los buenos) contradices la palabra de Dios. En Marcos 16:16 Dios a través de Marcos nos dice: “el que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Como puedes ver amigo, no todos se van a salvar, pero está la preocupación de Dios al decir que él no quiere “…que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2ª Pedro 3:9). Pregunto entonces, ¿Qué pasará con todos aquellos que no procedan al arrepentimiento? Bueno, el texto claramente dice que tristemente se perderán.

Esto de afirmar que todos se van a salvar es algo grabe, sé muy bien que tu deseo al igual que el mío es ver a todos los hombres salvos, y esto no es raro, pues es el mismo deseo de Dios, pero tanto él como yo sabemos que esto no será así. Juan 3:16 nos dice que Dios de tal manera ama al mundo que estuvo dispuesto a dar a su propio hijo, y todo esto porque no quiere que nadie se pierda; como ves, Dios tiene el mismo deseo que nosotros, pero al seguir leyendo el Evangelio de Juan nos damos cuenta que aun con todos nuestros deseos no será así, Juan 3:18 dice que el que en Cristo no cree ya ha sido condenado, que terrible ¿no crees?. Como puedes ver, eso de que todos se van a salvar sólo atrasa nuestro trabajo espiritual, pues por estar pensando así, no nos preocupamos por enseñarle a los hombres acerca del temor de Dios, e incurrimos en muchas irregularidades. ¿Cuál será la verdad? ¿Será sólo un mito o es toda una realidad? En Romanos 10:9-10 Pablo les dice a los hermanos en Roma que si confiesan con su boca que Jesús es el Señor serán salvos; si esto lo dice, es porque no todos están dispuestos a hacerlo, pues si todos se fueran a salvar, entonces por demás los exhorta Pablo; pero no es así, para salvarse hay que estar dispuestos a confesar.

Cuando Pedro predica su primer sermón en Jerusalén, después de demostrar que los judíos son los responsables de que Cristo fuera crucificado, y que él mismo es el Cristo, a los que creyeron y les dolió tal afirmación preguntaron ¿qué haremos? (Hechos 2:37). Ahora la pregunta es: ¿A qué se referían con qué hacer? Pues según el contexto, para salvarse porque habían matado a Cristo, el v. 40 del mismo capitulo dice que Pedro les exhortaba a ser salvos de esta perversa generación; cuando ellos preguntaron ¿qué hacer? “Pedro les dijo: arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros…” (Hechos 2:38). Entonces, esto nos reafirma una vez más que no todos se van a salvar, y que no importa si son buenos o malos, lo que importa según Dios es que estén dispuestos a oír, que crean, se arrepientan, confiesen, y se bauticen.


¿POR QUÉ LA GENTE AFIRMA QUE TODOS SE VAN A SALVAR?

Como ya hemos visto en este estudio no todos se van a salvar. Pero se ha preguntado usted de dónde surgió semejante afirmación, la cuestión sería entonces ¿Quién afirma esto y en qué texto bíblico se basa para apoyar lo dicho? La respuesta es muy sencilla, los que llegan a tales conclusiones están malinterpretando la Escritura. En este estudio analizaremos objetivamente los textos y sólo diremos lo que el texto realmente enseña y no opiniones humanas. Uno de ellos y el más preferido por algunos predicadores es Juan 10:16 “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.” Primero definamos a que se refiere Jesús con ovejas; esta palabra oveja es usada en algunos pasajes para referirse a su pueblo Israel y a los que creen en él (Mateo 10:6; Romanos 8:36; 1ª Pedro 2:25) Esta palabra se usa figuradamente para referirse a personas, muchos al leer este texto creen que Dios va sacar de varias religiones o denominaciones personas que sean buenas y que de todas la religiones Irán al cielo, pero este texto no habla nada acerca de eso. Para poder descubrir a que se refiere Jesús, debemos preguntar ¿Quiénes son las otras ovejas?

Ya que Jesús menciona a otras ovejas, primero analicemos quiénes son las primeras ovejas. Según Mateo 10:5-6 “A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, 6sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” En Mateo 15:24 encontramos: “El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” Según estos textos, las primeras ovejas son los judíos, porque la misión de los doce apóstoles era primero ir a las ovejas de Israel, si las ovejas de Israel son las primeras ovejas, entonces las otras ovejas son los gentiles. Después vemos a Pablo trayendo a las otras ovejas, (léase gentiles) En Efesios Pablo dice que este era el plan de Dios, Efesios 2:11-16 “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. [12]En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. [13]Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. [14]Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, [15]aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, [16]y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.” Como podemos ver, Cristo a través de su sacrificio logró que los Judíos y los gentiles fueran un solo pueblo, como Cristo dice en Juan 10:16 “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.” Y por obvia consecuencia –y en vista de todo lo anterior- el pasaje no puede referirse a nadie más que a los gentiles, porque cuando Cristo unió a judíos y gentiles hubo un solo rebaño. Este texto no tiene nada que ver con diferentes Iglesias y denominaciones; y todos los que quieran ser de este rebaño tiene que cubrir varios requisitos.

En el mismo pasaje de Juan Cristo Nos enseña: que él es la puerta de las ovejas, que es él buen pastor, y él no es asalariado sino dueño de las ovejas, ¿Qué significado tiene estas expresiones?

Él es la puerta, porque solamente por el pueden entrar, Juan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.” Para obtener todos los beneficios, las ovejas necesitan entrar por Cristo, porque no hay otro nombre dado a los hombres en que podamos ser salvos (Hechos 4:12)

Él es el buen Pastor porque su vida da por las ovejas, porque él las conoce y ellas conocen y oyen su voz. Juan 10:14-16. Los que acepten al buen pastor deben aceptar su sacrificio, deben conocerlo. Y también no menos importante, deben escuchar sólo su voz, porque hay muchos ladrones y salteadores.

Por ultimo, él es el Dueño de las ovejas en el evangelio de Juan 10:12-14 se nos demuestra que Jesús, a diferencia del asalariado, es el dueño de las ovejas, porque Jesús nos a comprado con su propia sangre (Hechos 20:28).

¿Acaso todas las denominaciones cumplen estos requisitos? La respuesta es No, porque ellas escuchan a otro pastor que muchas veces son ciegos guías de ciegos, (Lucas 6:39). Como dije en un principio mi deseo es que todos se salven, pero si no escuchamos únicamente la voz nuestro pastor Jesucristo y no entramos por la única puerta, no somos de su rebaño.

EL QUE NO ES CONTRA NOSOTROS, POR NOSOTROS ES

Otro de los textos para decir que todos los buenos se van salvar es Marcos 9:38-41, ya que Jesús dijo: “el que no es contra nosotros, por nosotros es.” En este pasaje encontramos a los discípulos molestos porque uno que echaba fuera demonios no los quiso seguir. Este personaje que no quiso andar con ellos ¿quién es o de dónde salió? Además, ¿Por qué tenía el poder de echar fuera demonios? Según nos dice la Escritura los echaba en nombre de Jesús. El problema en esta ocasión no es que echara fuera demonios, sino que no los quiso seguir. v. 38 “Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía.” Por eso ellos están molestos y no porque echaba fuera demonios. Ahora bien, la expresión “en tu nombre” significa en la autoridad de Jesús, es decir, por la autoridad que Cristo le confiere, ya que nadie puede hacer algo si Jesucristo no le da autoridad.

En Hechos 19:13-17 encontramos a unos judíos que también echaban demonios en el nombre de Jesús, pero cuando quisieron echar fuera uno de nada les sirvió decir el nombre de Jesús porque él no les había dado autoridad para hacerlo. Entonces, al discípulo del que nos Habla Marcos sí se le había dado autoridad ya que los apóstoles dan por cierto que él sí echaba fuera demonios. Cabe entonces preguntar ¿Si no era de los doce, quién era? La respuesta es muy sencilla, es otro discípulo, pues Cristo no sólo tuvo doce, según Lucas 10:1-12 Jesús mandó a setenta a predicar y les dio autoridad y poder de sanar enfermos v. 9 “y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.” Si este no era de los doce, entonces era uno de los setenta y no alguien que no anduvo con Jesús. Pero algunos mal interpretan la Biblia diciendo “si es Bautista, Pentecostés o cualquier otra denominación déjalo, el que no es contra nosotros por nosotros es” cuando Marcos no está hablando nada de eso. Hoy si es importante saber a quién perteneces o a quién sigues, porque muchos dicen seguir a Cristo, pero la realidad es muy diferente, y esto no es nada nuevo pues el apóstol Pablo le dice a Timoteo que hay hombres que tienen apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de ella, a estos le exhorta a evitarlos. 2ª Timoteo 3:5 “que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.” Es decir no los sigas. De igual manera el consejo es para nosotros, que debemos de comparar con la Biblia toda enseñanza que llegue a nosotros, para verificar si es de parte de Dios, y si no es así evitarla. (Juan 3:21)

Las iglesias están tan divididas que ya los creyentes no saben a donde ir, pero no te preocupes, porque hay una arma poderosa que te puede decir que hacer, y esta es la Biblia, la verdad de Cristo. Pablo dice en 2ª Corintios 13:8 “Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad.” Por lo tanto, la luz de Dios para el hombre es la Escritura (1ª Pedro 4:11; 2ª Pedro 1:19)

La gente tiene un dicho muy común que dice así; “todos los caminos llevan o llegan a Dios” pero esta frase no tiene nada de Bíblico, pues la Escritura nos afirma que no todos los caminos llevan a Dios, sino que sólo existe uno. En Juan 14:6 dice: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

La pregunta obligada entonces será: ¿Estás dispuesto(a) a comparar la doctrina que sigues con la verdad contenida en la Biblia? Dios te bendiga.
Por: Javier Barajas Jiménez

1 comentario:

fabystar_s dijo...

si morimos o no le doy gracias al señor por todo gracias señor jesus